Tenemos el mejor motivo para dedicar todo nuestro tiempo, todo nuestro empeño y toda nuestra pasión a los niños con parálisis cerebral: nuestro hijo Luis David es uno de ellos.

Historia

La fundación Fidec inicia en el año 2000 en la ciudad de Valledupar, gracias a las familias CARO WAGNER y WAGNER MIETH, viendo la necesidad de apoyar a la comunidad vulnerable de la Región, por lo cual inician asesorando proyectos de cooperación internacional, logrando realizar proyectos con la Gobernación del Cesar. 

 

En el año 2006 se realiza un proyecto social de rehabilitación para niños en la Feria Ganadera de la ciudad, realizando terapias equinas apoyadas con terapias físicas, (hipoterapia) con la Caja de Compensación Comfacesar, para niños afiliados a ésta y que generó un programa continuo hasta el año 2008.

 

En el año 2008, la Familia CARO WAGNER, toma la decisión de trasladarse a la ciudad de Barranquilla, y los médicos especialistas José Luis Duplat (Ortopedista) y Fernando Ortiz (fisiatra) evalúan el nivel de discapacidad de Luis David y mensualmente se trasladan a la Ciudad de Bogotá al Instituto Roosevelt para realizar las terapias de rehabilitación con un equipo interdisciplinario, generando excelentes resultados en Luis David, mejorando las condiciones de vida en el niño y en la familia.

 

Es así que surge la idea de crear un lugar similar al Instituto donde se pudiesen atender niños doblemente vulnerables, con discapacidad y de bajos recursos. Estos niños no tendrían la necesidad de viajar a Bogotá y serían atendidos por un equipo médico y humano de excelente calidad.

 

En el año 2010 creamos nuestras primera alianzas con algunas EPS, en 2011 y 2012 entrana hacer parte del equipo un Ortopedista y Neuropediatra y en 2013 se estable la Junta directiva que tiene como objetivo el de  posicionar a FIDEC IPS como el refernte en tratamientos integrales para niños con parálisis cerebral en la Costa Caribe.

Luis David,

 

Eres nuestro motor y mentor, nuestro motivo y nuestra guía; gracias por permitirnos crecer y ser, por darnos la oportunidad de ayudar a la causa justa: los niños.

 

Que Dios te llene de bendiciones,

 

 

Todo el equipo FIDEC